Marly III

Marly III

Voy a escribir un camino de guirnaldas, de orquídeas, de nenúfares. Un camino con mis flores favoritas, para que vengas, sin regreso, siempre. En mi sangre atornillaré tu recuerdo, tu risa, en mi sangre que es mi patria, extrañaré el calor de tu cuerpo, el aroma de tu alma, la música de tu pensamiento. Te extrañaré más cuando te tengo, mientras te hago el amor. Duplicará la ausencia el sudor y seremos tristes y plenos a un tiemplo, deshilachadas ofrendas en el templo del placer. Esculpiré los gemidos y a ese hueco entre tu sexo y mi sexo le llamaremos muerte, le llamaremos anacronía.

Voy a hacer estallar la luz en tu espalda baja.

Voy a escribir las calles que nos atan, voy a escribir los callejones en que podemos encontrarnos para que así quede nuestro beso atrapado en el tiempo, escribiré la vida para desmorirnos, escribiré la libertad para desanudarnos y desnudarnos, dentro del aquelarre del poema, a la orilla del ser. Desnadarnos y qué corran alegres las cascadas, otrora hipnóticas, de la diosa Gaya. Detendré la palabra pájaro para sembrar una parvada en tu vientre, detendré la palabra lobo para inocular una jauría en tus muslos, detendré la palabra pez para embeber un cardumen en tu sexo.

Voy a hacer implosionar una orgía de estrellas en tu vientre.

Voy a escribir las perversiones más tiernas esta noche, escribir, por ejemplo, tus caderas son el muelle en el que quiero hundir todos mis soles, en el que quiero estrellar todos mis barcos, en donde quiero azotar todas mis olas. Escribir, también, una cartografía de besos y lengüetazos que vayan de tu nuca a tus nalgas, de tus nalgas a tus pies, de tus pies a tu pubis, de tu pubis a tus senos, de tus senos a tu boca y recomenzar. Trataré de ser inmanente y lúcido. Y haré disertaciones estúpidas sobre la comprensión, diré, por ejemplo, lo que hay que comprender de la noche es el insomnio, lo que hay que comprender del amor es su relatividad, lo que hay que comprender de la nada es que también la palabra nada, sobra. Y así sabré que lo escribí todo, pero todo, para hacer caer tus ropas.

Voy a detonar todas estas palabras una vez que estén en tu mente.

Voy a escribir un relato, parecido a este o éste, para recordarte justo ahora, como te recuerdo justo ahora y guardar ese recuerdo en un lugar seguro del corazón. Y hacer desmemoria de todas las demás cosas y olvidar todos los demás días. He llegado tarde (pero decidido) a tus besos. He demorado todas las mujeres para encontrarte, mujer. Y no te suelto. Y no me voy. Circundo tu nombre, aprendo tu rastro, descuelgo los planetas y los pongo a girar en tus caderas. Apapacho tus signos, tus silencios son mis amigos y escribo todo de nuevo para borrar, letra a letra, eso nunca dicho. Eso que algún día o alguna noche te diré callándome.