Marly III

Marly III

Voy a escribir un camino de guirnaldas, de orquídeas, de nenúfares. Un camino con mis flores favoritas, para que vengas, sin regreso, siempre. En mi sangre atornillaré tu recuerdo, tu risa, en mi sangre que es mi patria, extrañaré el calor de tu cuerpo, el aroma de tu alma, la música de tu pensamiento. Te extrañaré más cuando te tengo, mientras te hago el amor. Duplicará la ausencia el sudor y seremos tristes y plenos a un tiemplo, deshilachadas ofrendas en el templo del placer. Esculpiré los gemidos y a ese hueco entre tu sexo y mi sexo le llamaremos muerte, le llamaremos anacronía.

Voy a hacer estallar la luz en tu espalda baja.

Voy a escribir las calles que nos atan, voy a escribir los callejones en que podemos encontrarnos para que así quede nuestro beso atrapado en el tiempo, escribiré la vida para desmorirnos, escribiré la libertad para desanudarnos y desnudarnos, dentro del aquelarre del poema, a la orilla del ser. Desnadarnos y qué corran alegres las cascadas, otrora hipnóticas, de la diosa Gaya. Detendré la palabra pájaro para sembrar una parvada en tu vientre, detendré la palabra lobo para inocular una jauría en tus muslos, detendré la palabra pez para embeber un cardumen en tu sexo.

Voy a hacer implosionar una orgía de estrellas en tu vientre.

Voy a escribir las perversiones más tiernas esta noche, escribir, por ejemplo, tus caderas son el muelle en el que quiero hundir todos mis soles, en el que quiero estrellar todos mis barcos, en donde quiero azotar todas mis olas. Escribir, también, una cartografía de besos y lengüetazos que vayan de tu nuca a tus nalgas, de tus nalgas a tus pies, de tus pies a tu pubis, de tu pubis a tus senos, de tus senos a tu boca y recomenzar. Trataré de ser inmanente y lúcido. Y haré disertaciones estúpidas sobre la comprensión, diré, por ejemplo, lo que hay que comprender de la noche es el insomnio, lo que hay que comprender del amor es su relatividad, lo que hay que comprender de la nada es que también la palabra nada, sobra. Y así sabré que lo escribí todo, pero todo, para hacer caer tus ropas.

Voy a detonar todas estas palabras una vez que estén en tu mente.

Voy a escribir un relato, parecido a este o éste, para recordarte justo ahora, como te recuerdo justo ahora y guardar ese recuerdo en un lugar seguro del corazón. Y hacer desmemoria de todas las demás cosas y olvidar todos los demás días. He llegado tarde (pero decidido) a tus besos. He demorado todas las mujeres para encontrarte, mujer. Y no te suelto. Y no me voy. Circundo tu nombre, aprendo tu rastro, descuelgo los planetas y los pongo a girar en tus caderas. Apapacho tus signos, tus silencios son mis amigos y escribo todo de nuevo para borrar, letra a letra, eso nunca dicho. Eso que algún día o alguna noche te diré callándome.

Anuncios

Marly II

Marly II

Estamos desnudos y vacíos, pero no un vacío occidental, no, por Dios, sino un vacío oriental: un vacío que se parece a la plenitud y que en ese parecerse (aparecerse) es plenitud, es estar llenos de vida y de muerte a la vez, sí dije de muerte, porque el placer también es eso, también consiste en eso, reconocer que uno se va a morir y que quizá después no haya nada, yo no quiero nada más, sólo quiero este pedacito de vida y tus besos, te digo al oído, te lo digo como dentro del sueño de un monstruo que a la vez es soñado por un Dios pecaminoso pero bonachón. Dios no puedo ser ni tan bueno ni tan malo, me dices y me besas las manos. Mis manos que están grandes y rechonchas y suaves, como las de un pianista gordo, o un escritor gordo, o mías que son tuyas, pero también largas como ciertas sílabas o diptongos, un día con estas manos, te digo, arrancaré dos estrellas del cielo y te las pondré de aretes. Entonces nos reímos como dos niños, o nos ponemos muy serios, como ante la palabra desolación. Te muerdo un hombro, acaricio tus piernas y me dices que la desolación no sólo encierra tristeza, sino también belleza. Un círculo de fuego que encierra belleza. Pero la palabra es otra, la palabra es hermosura, uno se siente desolado frente a lo que es triste y hermoso a un tiempo. Nos abrazamos, el calor de nuestros cuerpos es un poema kamikaze. Métemela hasta el fondo, me dices al oído con una sonrisa traviesa. Lo hago. Pero el fondo es otra cosa, el fondo es el doble, el espejo de otro fondo, una frontera que se traduce multiplicándose. Es como tratar de tapar el pozo de la muerte, mientras hacemos el amor alguien muere, ojalá que nadie que queramos, pero alguien muere, mientras escribo, mientras doy clases, mientras limpio las ventanas de mi habitación, alguien muere y es terrible y es terrible que algo muera también. Pienso en eso, en tanta muerte y sin embargo te penetro, se me viene a la mente la imagen de un cadáver hundiéndose en el fango, un cadáver siendo devorado por la tierra que es pura vida y uno arroja allí sus huesos que son pura muerte. Recíbeme, Espíritu santo de los Infiernos, digo a tu oído y me vengo dentro de ti, el semen como metáfora, la metáfora como semen. Estamos desnudos, lo dije o lo pensé, lo soñé (lo escribí) pero no desnudos con esa vulgaridad enfermiza de los tabloides, sino desnudos de verdad, desde el poema hasta la muerte, desde la nada hasta el centro del desamparo, desnudos como la verdad verdadera que en ciertas corrientes zen se opone a la verdad de la opinión común que está estructurada desde los medios de información. Estamos estructurados, ¿te lo he dicho? No te lo he dicho para no estristecerte; desde que nacemos nos dicen qué pensar, en quién pensar, qué sentir, con quién sentir. Si nos decimos rebeldes o ateos, sólo somos rebeldes o ateos respecto a esa estructura, o sea, sólo eres rebelde porque la estructura lo quiere y sólo eres ateo porque los ateos salvan a Dios, ¡es triste!, te lo dije, te lo dije… Lloro besando tu espalda, lamiendo tu culo, lloro encajando mis dientes en tu perfecto culo. No le tengo miedo a las palabras, a ninguna palabra, eso no me convierte en un monstruo. O tal vez sí. No dejes que me duerma si no me vas a despertar con tu voz, no me hables del frío si no me vas abrazar esta madrugada, tus piernas entrelazadas a mis piernas y tus manos en mi pecho y tus uñas hermosas acariciando. Encontraré una palabra que sea como mis labios besándote, una palabra que haga eterno mi beso y que te siga besando aunque estés muerta o renacida o hecha polvo. Mis besos inagotables dibujando tu silueta y deleitándose en esa alucinación de besos repartidos, de besos barcos de plata, de besos faros de niebla. Déjame ver tu belleza, doblarla y metérmela en la bolsa de la camisa, junto al corazón. Qué cursi, dirás, y tu sonrisa será el centro de un escrito, el alma de un poema. Mi cuerpo sirve para que estaciones tus besos y tus caricias, te diré como un secreto animal, tu desnudez es música, plenitud, mi lengua recorrerá tus muslos, mis besos se harán ancla en tu pubis, en tu vientre de luna trepidante, mis besos, mi amor, que son pensamiento y magia negra, tus besos, el cielo que envuelve todos los mundos posibles.

Marly I

Marly I

Tengo una jauría de soledades en la sangre, una colección de puertas cerradas, el alma como chatarra, el poema ahogado en su propia luz. Muerde mis labios, déjame suicidarme a la orilla de tus caderas. Me gusta de ti lo insólito, la aventura y el milagro. El viento me dice que sólo puedo tocar lo inexistente, tengo, entonces, las manos llenas de sales añejas, de tristezas cirróticas y el poema renacido en su propia ceniza. Que tu cuerpo sea como una enredadera, que tus manos sean como ángeles caídos, que tus piernas sean el templo de Dionisos. Seamos lo que alguna vez fuimos: una bomba que haga temblar al mundo, succióname, implosióname. Tengo una horda de palabras en el espíritu, un lobo que le aúlla a tu belleza, una novela descaradamente erótica. Mójame en tu mar, cólmame. Sé mi vértigo, la medida, la densidad de mi caída. Baila con los fantasmas de mi sexo. Que tus caderas sean el puerto, que tus pies sean ambrosía, que tu cuello sea el perfume del asesinato. Me gusta de ti el torbellino, el irreversible placer, la noche agrietada. La oscuridad me dice que mis signos son voces silenciosas, acaso palabras caóticas, tengo, entonces, las piernas llenas de tu savia, los libros borrados, el beso cinematográfico. Hablamos de una muerte pequeña como se habla de un cortometraje que está lleno de manos y piernas y nalgas y espejos en los que se multiplica el infinito que es ausencia que es palabra que es sexo que es simulacro. Tengo un cardumen de besos en los labios, un crimen sin estrenar, un bosque de luciérnagas borrachas. Besa mis orejas, déjame nadar en tu ombligo. Me gusta de ti lo cósmico, el insomnio de lucidez descarnada, lo ave fénix y lo fuego siemprevivo. La voz del tiempo me dice que no he nacido, que no he de nacer, tengo, entonces, las piernas llenas de pasos perdidos, el pecho hueco, la cabeza alada. Que tu cuerpo sea el bálsamo del olvido, la habitación del alumbramiento, el eclipse incierto. Seamos lo que nunca seremos: una hoja flotando en el agua, el orgasmo, el espejo del universo, la raíz sagrada, lléname, llévame.

Imagino

Imagino

Imagino la noche, el aire que parece incierto, acaso inventado, acariciando tus pezones. Mordiendo, como un monstruo o un sabio, tu cintura. Imagino tus dedos largos de mujer elegante postrados en el barandal del hotel, mientras abajo una ciudad se devora en su propia luz. Abajo los vagabundos, el metro, la angustia, el miedo. En el barandal la valentía, la arrogancia de la valentía, el existencialismo, la desesperanza del existencialismo, tu desnudez, lo artístico de tu desnudez. Imagino la inclemencia, el tedio; mi verga, gruesa y erecta, apenas penetrando tu culo parado. Un alboroto, la ensoñación de fecundarte de demonios o fantasmas. Una televisión encendida. Una gotera en el lavabo del baño. El olor de jabón mezclado con el olor a coño en mis manos. Las luces neón que de repente tintinean y se sumergen en la oscuridad y de repente regresan como del cementerio del pasado. Primero los gemidos y luego los gritos. Los ojos gatunos que brillan desde el edificio de enfrente. Las embestidas cada vez más salvajes, el sonido de los cuerpos chocando. Cuerpos calcinándose en un orgasmo infernal. Imagino la luz del cuarto de hotel, moviéndose en vaivenes más bien desconcertantes, mágicos. Un temblor interno y externo, esa rara coincidencia de la res cogitans con la res extensa. Las sábanas distendidas y con restos de semen y muco vaginal, saliva y sudor. Recuerdos de nuestro primer encuentro. La noche que llega con un viento agradable que entra por el balcón abierto y hace temblar levemente las lámparas de los burós. La televisión está prendida y pasan una película pornográfica. Imagino que al empezar la noche traías tus lentes para leer y así, con los ojitos viéndome desde detrás del cristal, llené tu boquita de semen. Besos que acaban en mordidas. Mordidas que explotan en universos desintegrados. La estridencia del encuentro, como una canción grunge, nuestros huesos son guitarras eléctricas desafinadas. Imagino que la película pornográfica es sobre una chica pelirroja que es penetrada por un enano moreno, sobre una cama de plumas de ganso, mientras unos rusos alrededor recitan el cuento Roma de Nikolái Gógol; en la película el enano se corre sobre las nalgas blancas de la chica después de sodomizarla, el semen resbala por los alrededores de ambas nalgas que, dicho sea de paso, tienen una blancura inusual. Imagino que mientras te penetro te hablo de tu novio o esposo o amante, te hablo con arrogancia y sin recato, mi verga entonces se hace más potente, el ritmo, como en la poesía, se convierte en un vértigo de soledades, de miedos indecibles. El orgasmo, la masturbación, los velos.

Léxico Erógeno

Léxico Erógeno

Una boca, otra: la comunión, el encuentro con lo desconocido y, por lo tanto, con lo divino. Las manos sobre los omóplatos como sobre la ouija, otra manera de hablar con los muertos, una fuga hacia infiernos desconocidos. Otra mano, femenina, de dedos largos sujetando la dureza de la verga, un trémulo suspiro, una agitación perversa. Una boca que se encuentra con un pezón sorprendido, pequeñito, como si miles de universos microscópicos explotaran en la boca, en la punta de la lengua. Las manos otra vez, sobre las nalgas, masajeando sueños, esculpiendo los contornos del propio deseo. Y una voz que viene detrás de otra voz, una voz material y sensual que se estructura sobre otra voz metafísica y dolorosa: cógeme, cógeme como si el mañana fuera una puta invención de la demencia del tiempo, lléname del incierto maravilloso del presente. La boca, la lengua, la barba en los muslos. La lengua dentro del sexo, femenino, el cunnilingus, el mar embravecido sobre la lengua, los labios de la boca besando los labios del sexo, esa semiótica indiscreta, la búsqueda de la identidad, del propio yo en el otro, una búsqueda caníbal, el orgasmo. Una embestida, otra: la diferencia dentro de la repetición, los instantes sucedáneos con nombre propio, la diferencia, el punto de fuga que viene desde la eternidad para cuartear la estructura, lo dado. La verga entrando. Un gemido, otro, otro. Las manos como forjando las sombras, el aire. Las manos sobre el cuerpo como sobre el agua, las manos como sobre el propio cadáver. Una perversión, un juego de niños. Un cuerpo como si estuviera siendo inventado por otro cuerpo en el choque, en la coalición también de las almas. La lengua dibujando la circunferencia de los pechos. El vaho en los muslos. La verga dentro del culo, bombeando. La espalda cual lienzo de artista. El sudor que espera y tiembla, que crea su camino. Los pies entrecruzados, una enredadera de estrellas. La violencia del amor. Lo sádico del Eros. Disparos de electricidad en todas direcciones, el corazón enfebrecido. La verga en la boca, el semen. La mirada tibia, tintineante como una lámpara de aceite. El alma que se contorsiona. Y la calma, más profunda, más basta que el vacío. Una calma de estar un poquito más muerto y, sin embargo, sonreír.